ACETAMINOFENO (PARACETAMOL )

EL acetaminofeno, más conocido en nuestro medio como paracetamol, es ampliamente utilizado como sustituto de la aspirina. La tableta de paracetamol adulto contiene 500 mg de la sustancia, en tanto que la cantidad de ésta en la tableta de paracetamol infantil es de 80 mg; la solución oral para niños contiene 100 mg/ml del medicamento. La intoxicación por acetaminofeno puede obedecer tanto a su inapropiada dosificación como a la ingestión accidental de la sustancia. La dosis tóxica para gatos de paracetamol se estima en 50-100 mg.

paracet

El acetaminofeno reacciona en la fase 1 con citocromo P450, lo que origina un metabolito altamente reactivo llamado N-acetil-para-benzoquinona-imina (NAPQI); en la mayoría de los mamíferos, éste es destoxicado al reaccionar en fase 2 con ácido glucurónico, apareciendo metabolitos atóxicos que se excretan por orina. En tales especies (perro y hombre entre ellas), fracciones poco importantes de NAPQI son también sulfatadas o glutationizadas en fase 2, dando origen a metabolitos atóxicos. En gatos, sin embargo, falta la enzima glucuronil transferasa y falla la glucuronidación del NAPQI; de hecho, la glucuronidación de esta molécula en perros alcanza un 50-60%, cifra que en gatos apenas alcanza al 3%. Por consiguiente, el exceso de NAPQI en felinos es conjugado con glutatión (molécula ampliamente difundida en las células orgánicas y que las protege del daño provocado por elementos oxidantes), cuya depleción a menos del 70% permite la unión del metabolito tóxico a membranas celulares: ello lleva a injuria oxidativa y muerte celular (típicamente en el hígado). Además, el tóxico es inductor de metahemoglobinemia y anemia a cuerpos de Heinz, especialmente en felinos.

Los gatos son mucho más sensibles a la intoxicación por acetaminofeno que otras especies. Ello se debe, en primer lugar, al deficiente mecanismo de conjugación con ácido glucurónico en el hígado felino, lo cual conduce a una elevada presencia de NAPQI libre y a una rápida depleción de las reservas orgánicas de glutatión; además, el exceso de acetaminofeno deprime la síntesis orgánica de este compuesto. Por otra parte, los eritrocitos del felino se encuentran deficientemente protegidos contra la agresión oxidativa de NAPQI, lo cual explica la rápida formación de metahemoglobina en esta especie. En efecto, la hemoglobina felina contiene 8 sitios reactivos -SH (comparado con 2 o 4 en otras especies), lo cual facilita su oxidación. Este fenómeno conduce a la desnaturalización y a la precipitación de la hemoglobina en el citoplasma eritrocitario en forma de cuerpos de Heinz; la agresión oxidativa causa fragilidad eritrocitaria y la consecuente anemia hemolítica, con metahemoglobinuria.

En felinos los signos se desarrollan entre 3-12 horas (ordinariamente dentro de 4 horas), cursando con depresión progresiva, debilidad, vómito, disnea, taquicardia, mucosas pálidas y finalmente cianosis. El examen hemático señala eritrocitos con cuerpos de Heinz y metahemoglobinemia (sangre de color rojo-café), detectándose elevados niveles circulantes de enzimas hepáticas. La orina presenta una coloración oscura al contener altos niveles de metahemoglobina (cuando ésta supera un 20% en la sangre). Un tercio de los animales intoxicados muere cuando la metahemoglobina circulante alcanza 50%. En algunos pacientes felinos se aprecia edema de la cara y de los cojinetes plantares de los miembros anteriores, de origen incierto. Los signos de la afección se desarrollan en caninos ordinariamente entre 1-2 días de la ingestión de la sustancia, apreciándose anorexia, vómito,dolor abdominal y shock.

 

edema
Edema facial
Metahemoglobinuria

En casos de reciente exposición al acetaminofeno, se recomienda la eliminación del tóxico mediante eméticos o lavado gástrico y la administración de carbón activado y un purgante salino.Se preconiza también la administración de N-acetilcisteína (que provee la cisteína requerida para aumentar la síntesis de glutatión), en dosis inicial de 140 mg/kg ( y hasta de 280 mg/kg en casos muy graves) por vía oral o endovenosa en solución al 5%, seguidos de 4-6 dosis de 70 mg/kg por vía oral cada 4 horas; no debe administrarse el medicamento por vía oral si se ha recurrido previamente al carbón activado. Se ha propuesto al sulfato de sodio en solución 1.6% por vía endovenosa, en dosis de 50 mg/kg cada 4 horas y por 3 veces como alternativa al medicamento anterior, aunque su eficacia está por demostrarse en condiciones de terreno.. Para revertir la metahemoglobinemia puede recurrirse al azul de metileno (1,5 mg/kg vía IV) o al ácido ascórbico (vitamina C); ésta se administra por vía oral en dosis de 30 mg/kg oral cada 6 horas, las veces que resulte necesario.

Bibliografía

1. Allen A. 2003 .The diagnosis of acetaminophen toxicosis in a cat. Can Vet J. 44: 509

2. Bischoff K. Toxicity of over-the-counter drugs. En: Veterinary Toxicology: Basic And Clinical Principles (Gupta RC, ed.) Academic Press, New York, 2007.

3. Tiwari RM, Sinha M. Veterinary Toxicology. Oxford Book Company, Jaipur, 2010.

4.Villar D et al. 1998. Ibuprofen, aspirin and acetaminophen toxicosis and treatment in dogs and cats.Vet Hum Toxicol. 40:156

(Actualizado el 20/02/2013)